“El Caído del Cielo”, de Modesto López; los ensayos de la represión

Noviembre 10, 2016

Estreno en Buenos Aires cine Gaumont

El argentino-español Modesto López es conocido por haber sido el fundador de la compañía discográfica Ediciones Pentagrama, que lleva algunas décadas especializada en música latinoamericana. Pero las actividades de López son muchas más y entre ellas se encuentra, no sólo el haber formado parte de grupos musicales, sino que ha sido actor y también ha producido y dirigido cine.

“El Caído del Cielo” es un documental que es producto de una larguísima preparación, pues entre los testimonios que muestra, todavía hoy hay algo de temor a hablar sobre el tema que trata: el secuestro y posterior asesinato de un militante popular en pleno Operativo Independencia, algo así como una advertencia de lo que poco tiempo después ocurriría en la Argentina con la llegada de la dictadura militar. Tomás Fernando Toconás perdió la vida al ser lanzado desde un helicóptero.

Algún testimonio del documental de López se refiere a la cultura de poco respeto hacia las libertades que las Fuerzas Armadas de Argentina fueron adquiriendo a partir de la anterior dictadura de Onganía.

La película refleja las investigaciones que un grupo de antropólogos forenses estuvieron llevando a cabo 37 años después de aquellos sucesos en un pueblo situado en Santiago del Estero. Su objetivo fue hallar los restos y darles una identidad, la de Toconás, una persona gravemente caída del cielo que en su lugar de residencia ha sido convertido en una especie de santo. Afortunadamente, algunos de estos habitantes se han decidido a hablar para el documental y explican delante de la cámara su punto de vista sobre la dignidad con frases como la que dice “hemos sido pobres, pero muy ricos de corazón”.

Modesto López abarca todos los puntos posibles y a su alcance para tratar sobre la entonces inusual y extraña situación. Por eso no deja de lado el papel que tuvieron la política y la Iglesia en aquella tensión que condujo al crimen de una persona considerada como bondadosa, quien en su afán por encarnar la dignidad obrera y la de los demás trabajadores, parece que prefería no mencionar nunca la palabra socialismo entre sus convecinos.

El filme supone asimismo una liberación para los residentes actuales de ese pueblo que conocieron los hechos, pues el asunto siempre ha sido un secreto a voces sobre el que muy pocos conversaban, al menos públicamente.
Por fin se le ha dado una identidad a los restos de aquel caído del cielo. Y es que, como decía Mario Benedetti, “el olvido está lleno de memoria”.

©José Luis García/Cinestel.com